El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias » El Correo 2

Cien años de soledad cumple Medio Siglo

Desde el legendario nombre de Macondo, hasta la sierra, los indios, las elecciones robadas, las guerras o personajes como el propio coronel Aureliano Buendía hacen de 'Cien años de soledad' un libro inolvidable

J. GARCÍA   | 25.06.2017 
A- A+

El 5 de junio de 1967 llegaba por primera vez a las librerías Cien años de Soledad. García Márquez puso a Colombia delante de un espejo y su reflejo quedó plasmado en 'Cien años de soledad', novela que establece un vínculo entre la ficción y la realidad del país.

En la obra, que acaba de cumplir 50 años, confluyen rasgos de la identidad, la historia o la idiosincrasia colombiana tratados con el encanto del realismo mágico. Tan es así que el Nobel de Literatura de 1982, en una ocasión en que le preguntaron su punto de vista sobre un tema de interés nacional, dijo con su habitual desparpajo: "no me jodan más, lean 'Cien años de soledad' que ahí hay 350 páginas de opiniones sobre Colombia".

Y para celebrar el medio siglo de vida de la novela más célebre del Premio Nobel de Literatura, rescatamos diez datos curiosos y anécdotas que rodearon la génesis y posterior historia de una de las obras cumbre de las letras hispanas.

CARRERA DE FONDO La información oficiosa dice que Gabo tardó entre 15 y 18 meses en escribir la novela. Sin embargo, la idea original de Cien años de soledad surgió en su cabeza muchos años antes, en 1952. Visto así, un total de 15 años para darle su forma definitiva.

GRAN APUESTA. Hasta la publicación de esta obra, García Márquez vendía unos 1.000 o 2.000 ejemplares de media. La primera impresión de Cien años de soledad fue de 8.000 ejemplares. Una gran apuesta... acertada en todo caso, ya que se despacharon en menos de un mes. EL VETO DE GABO AL CINE.En 1989, el autor confesó a The New York Times que jamás permitiría que Cien años de soledad fuese trasladada al cine. Gabo creía que cada lector imagina a los personajes de la novela como quiere, y si la historia fuese reflejada en la pantalla grande destruiría esa ilusión, ese margen de creatividad.


ADAPTACIÓN APÓCRIFA. En contra de los deseos del escritor, el director japonés Shuri Terayama se las ingenió en 1984 para hacerlo. La despedida del arca, parte de la selección oficial de Cannes en 1985, recoge detalles calcados de la obra de Márquez, aunque el cineasta nipón nunca se preocupó de contar con el beneplácito de Gabo.

CARMEN BALCELLS, CLAVE. García Márquez fue escogido por la agencia literaria de la prestigiosa Carmen Balcells, de Barcelona, quien negoció que Sudamericana comprara sus libros y le publicara una nueva obra. El contrato establecía que el 10% de las ventas fueran a parar a las arcas del autor.

LA CENSURA SOVIÉTICA. García Márquez confesó en varias entrevistas que no le gustaba lo que habían hecho con su novela en la traducción al ruso, allá por 1971. ¿La razón? El régimen de censura soviético eliminó partes de la obra que incluían escenas sexuales. Un ejemplo: el momento en que José Arcadio se acerca a una chica, la abraza para que sienta su miembro y luego hacen el amor en una carpa.

MUERTE Y GUERRA. Sin duda, la muerte y la guerra son dos de los pilares fundamentales de Cien años de soledad. La historia de su abuelo influyó mucho en García Márquez a la hora de tratar esos temas. Su antepasado huyó a Arataca, donde él nació años más tarde, después de matar a un hombre en un duelo. Además, participó en la Guerra de los Mil Días.

DEDICATORIA ESPECIAL. De entre todas las traducciones, hay una edición que no lleva inscrita la dedicatoria original. Se trata de la edición francesa, que está especialmente dedicada al escritor Álvaro Mutis, uno de los mayores mentores de Gabo, y a su esposa, Carmen Miracle.

PARA EVITAR CONFUSIONES. En un principio, la obra de García Márquez iba a ser titulada La casa. Sin embargo, el autor colombiano se decidió finalmente por Cien años de soledad para evitar confusiones con la novela La casa grande, publicada en 1954 por Álvaro Cepeda Samudio.

LIBRE' TRADUCCIÓN. El título de Cien años de soledad se tradujo libremente en algunas de sus ediciones a lo largo del mundo. La edición malaya, Sumpah tujuh keturunan, se traduce como El juramento del séptimo descendiente; mientras que la edición en hindú sería algo así como Centenario de la soledad.

Cien años de soledad cumple MEDIO SIGLO