El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » Firmas

RESEÑA MUSICAL

RAMÓN G. BALADO

Concierto a dos Bandas en el Auditorio

15.02.2018 
A- A+

Concierto en el Auditorio de Galicia en un intercambio de pareceres entre la “Banda Municipal” y la del “CMUS”, bajo la dirección de Casiano Mouriño Maquieira-mañana a las 20´30 h.-, siempre enriquecedora por los resultados que nos acabarán ofreciendo y con la garantía de una continuidad segura en próximas oportunidades. Tres obras en cartel, comenzando por el Mussorgski de “Cuadros en una exposición”, en arreglo del director de la “Banda Municipal” y con la que demuestra guardar una personal afinidad. El compositor ruso no dudaba de rendir homenaje al pintor Víctor Hartmann, compañero suyo y que había muerto en 1873. Un período boyante del “Grupo de los Cinco”, con personalidades muy diferentes pero con pretensiones diáfanas en cuanto a reivindicaciones artísticas. Modesto Mussorgski, muy apreciado por obras de gran despliegue sonoro como “Una noche en el Monte Pelado”, redime sus reconocimientos al artista plástico con esta selección de cuadros magníficamente trabajados, hasta el extremo de haber movido la curiosidad de otros compositores, dispuestos a reorquestaciones no menos imaginativas, desde la tan asentada de Maurice Ravel, a las de Leonidas Leonardi, Seguei Gortvhakov o el tan apreciado Vladimir Ashkenazy.

Estos “Cuadros” tienen una idea básicamente sencilla y al mismo tiempo embaucadora por los resultados conseguidos, por lo que su versión para el piano no deja de ser igualmente tentadora, tal cual observamos en tantos conciertos en los que podemos escucharla. Una serie de piezas, cada una correspondiente a un cuadro y un imprescindible pasaje de transición o “promenade”, a modo de sencilla melodía que simboliza al propio visitante de la exposición, que asisten con la disposición de ánimo propicia para asistir a los cambios de estados emocionales. Cuadros pues, grotescos (las brujas, los gnomos o los demonios), en una reconocida aproximación de las artes en su encuentro. Cuadros a elegir: “El viejo castillo”, con el fagot insistiendo en ancestral nostalgia; “Tullerías”, por su juego de infantes; la carreta “Bydlo”, con su paso cansino; el humorismo bien tramado de “Los polluelos en sus cascarones”, el bullicio de “El mercado de Limoges”; “La cabaña sobre patas de gallina”, en donde asoma su poderío la bruja Baba-Yaga y así hasta el esplendor de “La Gran Puerta de Kiev”, para lucimiento de toda la banda.

Convidado José Javier Ces Calvo que nos dejará “Hipófisis Fantasía”, estrenada dentro las actividades de la “ Federación Galega de Banda de Música”. Este músico de Taragoña, comenzó sus estudios en el “Conservatorio da Real Sociedade Económica de Amigos do País”, de nuestra ciudad, consiguiendo el título superior de tuba-bombardino, al tiempo que perfeccionaba conocimientos en la “Escuela Sta Cecilia” de Madrid con el maestro Enrique Ferrando Sastre (trombonista de la “ONE”), mientras asistía a curso de especialización . En 1992 obtendrá por concurso-oposición, la plaza de bombardino de la “Banda Municipal” de Santiago, que actualmente viene ostentando. Fue director de la “Banda de Música de Arzúa”, en donde ejerció igualmente la docencia.

Es miembro de la “Asociación Galega de Compositores”, creada por iniciativa de Carlos López-García Picos, junto a Jorge Berdullas- miembro de la “Banda Municipal” de Santiago-, Juan Vara, Juan Durán, Xavier de Paz, Paulino Pereiro y Manuel Mosquera. Prosigue sus estudios en la “Escola de Altos Estudos Musicais”, en los cursos de composición de Antón García Abril; también asiste a cursos- conferencia de análisis de José Luís Turina y en el campo de armonía moderna-jazz, en la “Escola Estudio” con Suso Atanes. Entre sus composiciones para banda, destacan “Saraldara”, estrenada por la “Banda Municipal” de Santiago; “Taragoña”, la fantasía “Neixón”, además de obras camerísticas y orquestales.

Teodoro Aparicio Barberán, estará por ”Imatges a contrallum Op. 95”, de 2012, en sus tres tiempos: “L´alt de la Creu”, “Un instant per record” y “Font que de continu manes”. Estudió en el “Conservatorio Luís Milán” de Xátiva, y en el “Conservatorio Joaquín Rodrigo” de Valencia-saxofón, contrabajo, piano, armonía, fuga, contrapunto, composición y dirección de orquesta-. Sus maestros fueron Manuel Vidal, Francisco Moral, Miguel Llopis y Gregorio Castellano, antes de seguir con Antonio Daniel, Manuel Miján, Pedro Iturralde, y Jean Marie Londeix. Fue asistente de Bruno Membrey y Carl Schather. También director de diversas formaciones: “Banda de Música de Enguera”, la de “Villanueva de Castellón”, la Banda Sinfónica La Amistad del Quart de Poblet”. Entre otras obras suyas: “El Bosque Quemado” (Impresiones sinfónicas); “Interludio sinfónico”, fantasía sobre escalas de Olivier Messiaen o la “Sinfonía nº 2 (Los Estados de la Mente), para banda de viento: “Logos” (la palabra), “Pathos (la emoción) y “Ethos” (La credibilidad), dentro de un catálogo en el que no faltan obras para orquesta y vocales.